miércoles, 29 de abril de 2009

Palabras de un reloj


Trabajo más que cualquier mortal,
pero más facilmente,
porque lo hago segundo a segundo.
No los quiero hacer todos a la vez.

Nunca me preocupo de lo que hice ayer,
ni de lo que tendré que hacer mañana.
Mi ocupación es de hoy, aquí y ahora.

Sé que si hago lo de hoy bien
no tendré que molestarme por el pasado,
ni preocuparme por el futuro.

Tú que eres persona, si quieres vivir
tan tranquilo y feliz y como yo,
no trates de vivir toda tu vida,
ni echarte todo el peso de tu trabajo
en un sólo día.

Vive ahora, vive el momento,
haz el trabajo de cada día en su día.
Te convencerás, que si se toma tiempo,
siempre hay tiempo para todo.

Hay un modo difícil y un modo fácil
de hacer el trabajo que tiene que hacerse.
Si quieres encontrar el modo fácil,
mírame a mí.

Nunca me preocupo,
nunca me apresuro;
pero nunca me retraso.

Lo que tengo que hacer lo hago,
es este el secreto.

1 comentario:

salvadorpliego dijo...

Muy ingeniosos tus versos. Te felicito.